El Turismo Bio Cultural como eje del turismo sostenible en la academia

El Turismo Bio Cultural como eje del turismo sostenible en la academia
Universidad del Medio Ambiente de Valle Bravo

La Universidad del Medio Ambiente (UMA) es una pequeña universidad ubicada en la zona rural de Acatitlán, en las afueras de Valle de Bravo en el Estado de México. La UMA abrió su primer programa educativo al público en 2009, y desde entonces hemos estado creciendo con firmeza. Actualmente ofrecemos siete maestrías semipresenciales y contamos con una preparatoria. Todas nuestras actividades giran alrededor del medioambiente y la sostenibilidad. Nuestra misión es impulsar un futuro regenerativo, sostenible y ético, promoviendo iniciativas que transformen los sistemas socioambientales que habitamos.

¿Cómo lo hacemos?

Convocando a personas que se consideran agentes de cambio o aspiran a serlo, para apoyarlos en su camino de profesionalización.

Entendiendo que el turismo es un sistema altamente complejo, conformado por muchos subsistemas. Es una red de lugares, actores y proyectos interrelacionados. Aquí, más que en otras áreas aún, todo sucede por las relaciones. Las relaciones entre el visitante y un lugar, el visitante y la comunidad receptora, la comunidad y el proyecto turístico… El turismo es muy dinámico, es volátil, y al mismo tiempo es resiliente. Es flexible y siempre vuelve a estar en balance. Cualquier acción tiene su repercusión en el sistema completo. Así como un impacto negativo crea una cadena de consecuencias, también nuestras acciones positivas pueden encadenar efectos positivos. Si logramos conservar el habitat de las tortugas en una playa, por ejemplo, ellas vendrán a anidar, lo cual atrae al turismo que aporta recursos económicos a la población local, que a su vez verá un incentivo para seguir protegiendo el ecosistema local.

Movernos en este complejo sistema de relaciones no solo requiere conocimientos y datos técnicos, sino también mucha sensibilidad, empatía y creatividad. El plan de estudios de todos los posgrados de la UMA considera esta necesidad de nuestra era de manera muy concreta. En las materias de tronco común que son compartidas por los integrantes de todas las maestrías, los estudiantes adquieren conocimientos sobre el funcionamiento de los ecosistemas, sobre diferentes problemáticas socioambientales y modelos de mitigación y regeneración. Les proporcionamos herramientas racionales para interpretar el mundo y promovemos el desarrollo personal enfocado en la agencia de cambio. Es un plan de estudios que toma en cuenta al estudiante como un ser humano completo y complejo, no solamente como una cabeza más que hay que llenar de información.

Dentro de la maestría de turismo trabajamos sobre dos ejes: el eje de Turismo Sostenible y el eje de Turismo Bio Cultural. El primer eje analiza la estructura del turismo como sector – las leyes, normas, organizaciones y actores que lo rigen. El segundo eje explora un nivel más sutil del fascinante fenómeno que es el turismo. Ambas corrientes se entrelazan y forman el ADN del posgrado.

El eje de Turismo Bio Cultural trabaja desde la Ecología Profunda. La Ecología Profunda es una corriente filosófica que tiene su origen en los años setenta, cuando el filósofo y ecologista noruego Arne Naess postuló que a través de experiencias profundas emergen preguntas profundas que a su vez causan un compromiso profundo que da vida a la ecología profunda. Para la Ecología Profunda, igual que para la visión sistémica de la vida, los seres humanos no somos ni separados ni superiores a la naturaleza, sino sujetos a los mismos principios ordenadores que todas las formas de vida. Todas las formas de vida están conectadas e interdependientes y, muy importante, todas tienen su valor por sí solas independiente del uso humano.

En la UMA enfocamos nuestra mirada apreciativa en el potencial de una situación. En el caso del Turismo Bio Cultural nos enfocamos en partes iguales en el potencial natural y cultural. La elección de este término para la línea curricular esencial de nuestra propuesta académica fue muy consciente. Sabemos que el término Ecoturismo en su origen apelaba de manera igual a la riqueza natural y cultural de los destinos. Lamentablemente el concepto ha sido distorsionado por muchos operadores y hoy en día podemos encontrar a hordas de cuatrimotos en el bosque, cuyos pilotos están convencidos de estar haciendo ecoturismo y de tener un vínculo profundo con la naturaleza. Con la elección del término bio cultural queremos regresar al origen del ecoturismo y más allá.

¿Nos acompañas?

Puedes acceder al programa de la maestría de la UMA en Turismo Sostenible y Bio- Cultural en este enlace. 

Related Articles

Leave a Reply

- Advertisement -spot_img

Latest Articles