¿Es ético viajar a destinos tras haber sido devastados por un desastre natural?

¿Es ético viajar a destinos tras haber sido devastados por un desastre natural?
Fotografía cedida al equipo de Totonal Viajes

En 2004, Justin Francis (fundador de Responsible Travel), decidió visitar Phuket de vacaciones. No parece nada fuera de lo común que un occidental se vaya de vacaciones a Phuket ya que alrededor de 3,5 millones de turistas internacionales visitaron la isla ese mismo año.

No obstante, su viaje a este popular destino turístico no llegó en el mejor de los casos. Phuket, junto con gran parte del sudeste de Asia, fue dañado por un tsunami en el Día de San Esteban de 2004, lo que provocó un fuerte descenso en el número de visitantes.

“En el Reino Unido decían a los turistas: ‘¡No viajen a Tailandia!”, recuerda Francis. Pero no hizo caso a estas advertencias, después de haber sido invitado por una administración de turismo local.

“Cuando llegué, tras solo tres semanas después del tsunami, la gente local decía ‘hemos pasado un desastre. Por favor envíe el mensaje de que no queremos que llegue otro por ningún ingreso del turismo “, admite Francis.

La cuestión de cuándo un destino afectado por un desastre decide abrirse a los turistas y cuándo deben visitar un lugar afectado por un desastre natural es complicado. En 2017, varios destinos turísticos populares fueron afectados por desastres naturales, como Puerto Rico (huracán María), Cuba (huracán Irma) y México (terremotos con epicentros en Chiapas y Puebla).

Esfuerzos para reconstruir

Aunque no participó directamente en los esfuerzos de reconstrucción después de los terremotos de México de 2017, Ángela Rodríguez, encargada de marketing y comunicación, nos cuenta cómo el equipo de Totonal Viajes (un operador turístico de turismo responsable en México), vivió este momento en Puebla. “Antes incluso de pensar en dar la bienvenida nuevamente a los visitantes, los destinos afectados por un desastre deben reconstruirse.” Comenta.

“Las autoridades y el gobierno pusieron especial atención en asegurarse de que la mayoría de los lugares turísticos funcionaran como de costumbre en pocas semanas. Para ellos, era de suma importancia que el flujo del turismo continuara y que los lugares clave (como Xochimilco o el centro histórico de la Ciudad de México), retomaran su forma original y sus negocios abrieran de nuevo sus puertas al público”.

“Sin embargo, es importante señalar que esto sucedió principalmente en los destinos turísticos”, agrega Rodríguez. “A nivel local, los héroes de la reconstrucción fueron la población local, que mostró apoyo y solidaridad durante las 24 horas. Todos ayudaron: desde los ancianos hasta los más pequeños, comunidades enteras y vecindarios se unieron para participar en el rescate, ofrecer refugio, corridas de taxi gratis, trabajar voluntariamente en centros de ayuda improvisados ​para cubrir sin descanso las necesidades básicas de los damnificados”.

Claire Bennett también ha sido testigo de la contribución de la población local en el proceso de reconstrucción. Bennett, una británica que ha vivido en Nepal durante varios años y cofundadora de Learning Service (una firma de consultoría cuyos clientes incluyen varias organizaciones de turismo de voluntario), afirma que los ciudadanos del país desempeñaron un papel importante para ayudar al país a volver a ponerse en pie tras el devastador terremoto de 2015.

“Uno de los mayores impactos que vi después del terremoto fue cómo la gente local se unió para ayudar, coordinando la distribución de ayuda, trazando los esfuerzos de socorro, organizando y dirigiendo los campamentos de desplazados internos. La narración en torno a los voluntarios internacionales a menudo termina subestimando la escala de las contribuciones locales y pintando una imagen de nepalíes indefensos que esperan ayuda “, dijo Bennett.

“No estoy diciendo que todos los voluntarios fueran inútiles”, agrega, ya que una gran parte del dinero que se donó o se generó a través del turismo facilitó los esfuerzos de ayuda y recuperación. “Pero si me preguntan quién está ayudando a Nepal a reconstruir de forma sostenible en este momento, diría que es la población local”.

Responsabilidades de los operadores turísticos

Como la reconstrucción posterior al desastre suele ser una tarea ardua, los destinos dependientes del turismo (y los

¿Es ético viajar a destinos tras haber sido devastados por un desastre natural?
Fotografía cedida al equipo de Totonal Viajes

operadores turísticos), deben asegurarse de que los lugares estén abiertos al público, una tarea de la que bien puede hablar Milton Estrada, guía de Urban Adventures en Ciudad de México.

Antes de determinar si las actividades de Urban Adventures podían reanudarse, “se verificó que las calles estuvieran abiertas, ya que los equipos de rescate habían bloqueado un par de calles alrededor de los edificios derrumbados para facilitar el ingreso de camiones grandes y llevar a cabo los escombros y las ambulancias”.

Desde un punto de vista del turismo responsable, Estrada también verificó que el área estaba libre de personas que habían perdido sus casas. “No porque sea un área peligrosa”, aclaró, “sino porque fue muy doloroso para la comunidad, y hubiéramos considerado inapropiado llevar a cabo nuestros tours en una situación así”. 

Cómo ayudar

Una vez que los viajeros deciden visitar un lugar afectado por un desastre, ¿qué deben recordar? “Mi consejo principal es tratar de entender lo que la gente local quiere”, dice Francis.

Por supuesto, eso no es fácil, ya que en ocasiones la misma comunidad quiere cosas diferentes. Sin embargo, Francis recomienda que los visitantes viajen con un guía local que pueda ayudarlos a comprender mejor las sensibilidades locales y ayudar a prevenir consecuencias no deseadas.

Eso lleva a la pregunta si el turismo de voluntariado es efectivo después de un desastre natural. “Sí, pero en la mayoría de los casos, no en los que llegan inmediatamente después del desastre”, admite Bennett.

En algunas investigaciones que se hicieron localmente sobre la ayuda o el obstáculo de voluntarios extranjeros en los meses posteriores al terremoto de Nepal de 2015, se descubrió que quienes realmente ayudaban eran personas que habían vivido durante algún tiempo en Nepal y que podían movilizar rápidamente su redes, tanto dentro del país como en el extranjero.

“Los voluntarios que vienen a Nepal, especialmente los que vienen por primera vez, por un período corto y sin habilidades profesionales, deben ser realistas sobre el impacto que pueden tener”, dice Bennett.

Si bien el turismo puede mejorar la recuperación de una región afectada por desastres, Rodríguez cree que se debe adoptar un nuevo enfoque para que el turismo pueda realmente fortalecer un destino después de un desastre. “Para reconstruir la actividad turística después de un desastre natural de una manera verdaderamente sostenible, debemos dar un paso adelante y centrarnos en el turismo regenerativo”, declara.

“La idea detrás del turismo regenerativo es proporcionar soluciones a los diferentes problemas que están afectando el mundo de hoy. Estos pueden ser el cambio climático, la pérdida de culturas y ecosistemas originarios o, como en este caso, la reconstrucción después de un desastre natural. El turismo regenerativo permite a todas las partes interesadas en la cadena de valor del turismo plantar una semilla y apoyar a las comunidades a regenerar sus ecosistemas”.

Totonal Viajes ciertamente ha hecho su parte: el operador turístico se unió a un programa de reconstrucción local en La Mixteca (una de las zonas más afectadas de Puebla), donde donó las ganancias de un viaje grupal para reconstruir una casa de una familia sin hogar. Ese nuevo edificio fue diseñado por arquitectos utilizando solo materiales locales y sostenibles.

La destrucción no tiene que ser la historia final contada por un desastre.

Este artículo es una traducción del articulo original escrito por el autor para Ethical Traveler. Puedes leer la versión original (en inglés) en este enlace. 

Related Articles

Leave a Reply

- Advertisement -spot_img

Latest Articles