¿La comunicación del turismo responsable es sinónimo de no viajar?

crowd-1743344_640

Este año se ha hablado mucho sobre los problemas derivados de la capacidad de carga y de los impactos generados en destinos como Venecia. Lo que hasta ahora no era consciente, y que me he dado cuenta tras la lectura de un artículo reciente titulado ‘Italia ha prohibido a Venecia entrar en la Lista de Patrimonio en Peligro de la UNESCO‘, es cómo los esfuerzos para abordar problemas de raíz están luchando para ser oídos.

Dicho artículo explora temas que van desde la presión para desarrollar proyectos insostenibles; la falta de participación de las voces críticas en la planificación y afirma que “las autoridades admiten que no reúnen las cifras exactas de turismo”. Merece ser leído en su totalidad por cualquier persona preocupada por el desarrollo sostenible del turismo. No voy a detenerme en contar los detalles de esta notica, sino más bien me extenderé en la tendencia que representan estas afirmaciones que si te interesa el tema, deberías considerar.


En las últimas semanas se han escuchado varios artículos que declaran que la Gran Barrera de Coral está muriendo – o se ha muerto ya. Según informó The Globe and Mail hace unas semanas: “las influencias humanas han dado como resultado una disminución del 50 por ciento en la cobertura de coral entre 1985-2012, y a pesar de los recientes esfuerzos de conservación, algunos científicos predicen la extinción de la Gran Barrera de Coral en el año 2050“. La situación no hace sino empeorar, según escribe Catalina Mack en responsibletravel.com “la destrucción del coral nunca ha sido tan rápida como la que vivimos en el 2016“.

Sin embargo, a principios de este año se confirmó que oficiales australianos reunieron con éxito autores de un informe científico internacional sobre los impactos del cambio climático en los Sitios Patrimonio Mundial y el turismo para eliminar cualquier referencia a la Gran Barrera de Coral. Hay que resaltar que se rumorea que el arrecife genera $ 10.93bn cada año para la economía de Queensland.

La ironía es que la muerte de la Gran Barrera de Coral es más probable que sea el conductor de más turismo en vez de menos. ‘Overtourism’ (turismo que sobrepasa sus límites) no es la única palabra de moda o frase del Fin de los Tiempos en el suplemento de viajes. También está el llamado ‘turismo con fecha de caducidad‘ que describe aquellas experiencias turísticas enfocadas al atractivo de lo raro, lo que está en peligro de extinción, de lo está desapareciendo y … de lo que ya se desapareció.

“Si no comprobamos nuestras propias suposiciones de vez en cuando corremos el riesgo de sobre-promocionar la gran experiencia emocional que justifica el privilegio.”

Hace un par de meses Crystal Cruises ofrecía la oportunidad de navegar en el legendario y hasta ahora inaccesible – gracias al cambio climático – Paso del Noroeste. CBS informó que alrededor de 1.000 pasajeros pagaron un mínimo de $ 22.000 por ser uno de los primeros (y tal vez los últimos) que disfrutaban de este viaje. El cupo del crucero se completó en 48 horas. “Sería irónico que el mismo turismo que promueve la oportunidad de ver la fauna del Ártico antes de que desaparezca en realidad acelera dicha desaparición“, lamentó el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Todo esto plantea algunas cuestiones importantes para los que promovemos formas más responsable de viajar. De acuerdo con la investigación publicada recientemente por Xavier Font y Ann Hindley: “la sensibilización puede tener un efecto negativo, al incitar a los turistas a consumir el producto turístico antes de que sea demasiado tarde.” Los autores añaden que: “Cuando se agota la atracción turística, los turistas pasan por una etapa de impotencia, lo que significa que en lugar de lamentarse por la pérdida, descartan del valor de la atracción que ya no pueden disfrutar. Es un caso de decir “Venecia solía ser genial antes de que se echará a perder por demasiados turistas, ahora vamos a ir a otro lugar.”

Animamos a los profesionales del turismo a centrarse en la autenticidad de un lugar. Para contar historias sobre las conexiones notables que ofrece a la naturaleza y una comunidad feliz. Al hacerlo, implicamos que la solución a las dificultades de nuestra industria radica en el crecimiento de formas más responsables de turismo.

Rara vez, sin embargo, nos preguntamos hasta qué punto el mundo puede tomar un crecimiento del turismo responsable. Existe un peligro en la falta de autorregulación. Sin comprobar nuestros propios supuestos de vez en cuando corremos el riesgo de sobre-promoción de lo que el escritor Teju Cole llama la “la gran experiencia emocional que justifica el privilegio“.

A veces el mensaje del turismo responsable no puede ser aquel que implique hacer las cosas de una mejor manera. Tiene que ser: no lo hagas en absoluto.

Este artículo ha sido publicado originariamente en el blog de  WTM London Responsible Tourism 

Jeremy Smithhttp://www.jmcsmith.com
Jeremy Smith is the editor and co-founder of Travindy. He is a writer and communications consultant working for a more responsible and sustainable tourism industry. He is the author of two books, writes a fortnightly blog on responsible tourism for World Travel Market, and provides consultancy to a wide range of companies and organisations, ranging from National Parks to individual hotels and tour operators.

Related Articles

Leave a Reply

- Advertisement -spot_img

Latest Articles