¿Cómo normalizar el turismo sostenible?

EntreTierras via VisualHunt / CC BY-NC-SA
Fuente: EntreTierras vía VisualHunt / CC BY-NC-SA

Esta pregunta – que debería estar en el centro de todos nuestros debates – fue el tema de un evento inspirador al que asistí recientemente en la ONU. Después de dos días de debates, talleres, excursiones a pie, eventos de networking y más, todo organizado por Travel + Social Good, estas fueron las cinco ideas que rondaron mi mente mientras trataba de responder a la pregunta.

1. Dejar de preocuparse por el nombre

Realmente no importa si se llama eco, sostenible, responsable, geo, comercio justo, favorable a los pobres, o lo que sea. A nadie, excepto un muy pequeño grupo, le importa, y hace que los que se obsesionan con estas cosas suenen como el Frente Popular de Judea de La Vida de Brian. Se llama turismo. O lo hacemos bien, o no.

2. Poner fin al esnob ‘Soy un viajero, ellos son turistas’

Es perfectamente posible ir de vacaciones responsables, sostenibles, como turista. Es igual de fácil ser un viajero egoísta, dañino. No son qué tipo de vacaciones se deciden tomar lo que importa. Se trata de cómo tomarlas.

3. Todo el turismo es lujo

Según la OMT, que lo convirtió en el tema de su campaña de este año, hay cerca de un billón de turistas que van de vacaciones al extranjero cada año. Suena mucho, y fue anunciado como tal, hasta que se pone en el contexto de un planeta de 7,5 billones de personas. Lo que significa que hubo 6,5 billones de hombres, mujeres y niños que no se escaparon un fin de semana a Brujas, alquilaron una villa en la Toscana, hicieron parte del Kumano Kodo o fueron por placer a cualquier otro país distinto de aquel en el que viven y trabajan. Eso es el 86% de la población.

Por supuesto, algunas formas de turismo son más lujosas que otras. Pero antes de seguir discutiendo entre mochileros y glamping, boutique y patrimonio, vuelos baratos y jets privados, tenemos que revisar nuestro privilegio colectivo. Debido a que se trata de esos 6,5 billones de no-turistas que en su mayoría nos proporcionan nuestra comida local sostenible, limpian nuestros premiados hoteles sostenibles, aparecen en nuestras idílicas fotos de campesino-en-arrozales-durante-puesta-de-sol – que con más frecuencia de lo debido son los más afectados negativamente por los impactos ambientales que nuestros viajes dejan detrás.

4. El turismo tiene que ser regenerativo

Como se mencionó en el primer punto, no se trata de las etiquetas, del nombre. Lo que importa es lo que hacemos. Ya no es suficiente marcarse el objetivo de reducir los impactos negativos del turismo, o incluso de eliminarlos por completo. Tenemos que hacer un mundo mejor, mejor para nosotros, y para los 6,5 billones que no tuvieron la suerte de ir al extranjero el año pasado.

Ya sea que estemos trabajando para la reintroducción de especies en sus hábitats, para emplear modelos de economía circular a nuestras cadenas de suministro, para revitalizar las culturas en desaparición, o para alimentar una idea de que el ser humano en este mundo tiene que ser algo más que el trabajo – nuestra industria del lujo tiene que dejar el mundo mejor de como lo encontramos.

Cuando partimos de esta premisa, nuestros modelos de negocio se vuelven muy diferentes.

5. Saber cuándo es suficiente

Los viajes han estado siempre impulsados por el deseo de descubrir nuevos lugares y explorar donde nadie ha ido antes. Sin embargo, hemos llegado a un punto en el que quedan muy pocos de esos lugares, al mismo tiempo en que muchos de los lugares que más nos gustan se han saturado tanto de turistas que lo que nos atrajo allí en un primer lugar está siendo destruido.

Es necesario desarrollar en comercialización y gestión de destinos estrategias que busquen llevar a los turistas a las zonas menos visitadas. Pero también tenemos que reconocer que este enfoque debe establecer límites para evitar crear una solución que simplemente amplíe los impactos negativos. De lo contrario, vamos a terminar con los complejos todo incluido en la Antártida y los parques temáticos en las Islas Galápagos.

Tenemos que dejar algunos lugares solos.

Este artículo fue primero publicado en inglés en el Blog de Turismo Responsable de la World Travel Market: How we do mainstream sustainable tourism?

Jeremy Smithhttp://www.jmcsmith.com
Jeremy Smith is the editor and co-founder of Travindy. He is a writer and communications consultant working for a more responsible and sustainable tourism industry. He is the author of two books, writes a fortnightly blog on responsible tourism for World Travel Market, and provides consultancy to a wide range of companies and organisations, ranging from National Parks to individual hotels and tour operators.

Related Articles

Leave a Reply

- Advertisement -spot_img

Latest Articles